Con ilusión.

Estándar
Les amoureux ; Marc Chagall.
esperaba tus besos, tus caricias, 
pasó el atardecer y que desvelo, 
la noche fue corriendo el negro velo, 
me sorprendió la luz sin tus albricias. 

Los días van pasando sin noticias 
y mi piel aterida tiembla en celo 
¿Cuándo veré cumplirse el tierno anhelo 
de gozar de tu afecto las delicias? 

Tus ojos de tizón, boca de fuego, 
tu arrullo que embeleza mis oídos 
con versos que semejan sortilegios. 

Te sueño como el día en que en un juego 
incendiaste en mi cuerpo los sentidos 
desgranando pasión en florilegios. 

Luciana Laura Rubio Vega. 

Amor muerto.

Estándar
Llegó con sus promesas, con su risa,
con su mirada alegre, con su canto,
yo que dormía en triste desencanto
me erguí en fontana que la luz irisa.

Me hice de arco iris y de brisa
suave frescura que humedece al canto,
mas luego me di cuenta con espanto
que era una mueca el bies de su sonrisa.

Con el resentimiento a flor de labios
y con las amenazas en la mente
cayó su enojo como lava ardiente.

Jamás hay que volver, eso es de sabios.
Nunca amor que ha muerto resucita,
quererlo revivir sólo da cuita.  

Luciana Laura Rubio Vega.

Sudoraciones.

Estándar
Mathernity; Dorothea Tanning.
Este hoy amanecí con alma corroída,
con gran desequilibrio en cargas de metal,
con el cobre en mi lengua y una angustia letal.
He soñado a mi hijo con tres años de vida,

caminaba angustiada, estaba yo perdida,
con sus ojitos rojos decía –estoy muy mal-
estaba sin zapatos, yo lo envolvía en mi chal,
mas no tenía dinero, no hallaba la salida.

Me desperté sudando, la angustia me aniquila,
estos días mi alma se vuelve a fraccionar,
la noche me atormenta y Dios ya no me brinda

la paz y la ternura que siempre suele dar.
Señor, dame tu fe, yo quiero estar tranquila,
quítame esos fantasmas, que mi alma no se escinda.

Luciana Laura Rubio Vega.

Si yo te esperara un solo anochecer.

Estándar
Caracolas y Neruda; Susana Zoela.
Llevaría tu voz de caracola
haciéndome cosquillas en los senos
forjaría espacios de alba llenos
deslumbrando tu noche que me inmola.

Y en el fuego que llamas enarbola
fundiría deseos de amor plenos,
azogue que enloquece con venenos
mi mente y a mi rostro lo arrebola.

Y loca, delirante, efervescente,
buscaría tu mirada que es mi faro
y enredada a tus brazos como a un aro,

giraría en trayectoria convergente
y acopladas las almas jubilosas
rozarían su piel tersa de rosas.

Luciana Laura Rubio Vega.

Después de la fiesta.

Estándar
El almuerzo de los remeros; Renoir.
Voy perdiendo el amor de los poetas,
ya sus voces se van por lejanía
se ha acabado la fiesta, la alegría,
van sonando más lejos las losetas.

El sol llega alumbrando pasto y setas,
la mañana muy limpia en vidriería
me refleja el trajín, que algarabía
el despertar del día en marionetas.

Ya me mueven los hilos, maquinaria,
la rutina, el tambor de vida diaria,
soy un sombi que gime a su destino.

Oh, que noche feliz, musa bendita,
me iluminas el alma y aún crepita
en mi alma tu calor, tu dulce vino.

Luciana Laura Rubio Vega.

Burbujas.

Estándar
Te enamoras de hadas y princesas,
imaginarios seres asombrosos,
te encandilan los brillos de sus ojos
que refulgen tras cejas tan espesas.

Te sonríen con labios de cerezas,
te besan entre ambages y sonrojos
y tus brazos las buscan … son golosos
quieren asir cinturas y ternezas.

Son humos de ilusión, se desvanecen,
volutas de tus ansias que fenecen
si aspiras realidad en las aceras.

Poeta del amor, son sólo esferas
que cambian de color tornasoladas,
se rompen al tocarlas, derrotadas.

Luciana Laura Rubio Vega.

La primavera brota cada día.

Estándar
Primavera: Botticelli.
La primavera brota cada día
cual flores de azahar en tu cabeza
te aroma las neuronas y madeja
de versos e ilusiones siempre lía.

Las canto yo en mi hogar, que algarabía
tener canciones nuevas en mi artesa
saborear cada una siempre deja
gustillos a ilusión, tierna alegría.

La primavera está en tu alma de niño
que busca la  ternura y las caricias
y más que recibirlas las regala.

Cada vez que te leo más cariño
me llega al corazón y son albricias
tus letras como luz de una bengala.

Luciana Laura Rubio Vega.

Soñar es privilegio inexcusable.

Estándar
La vida es sueño; Miguel Ángel Ojeda Machado.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

de: La vida es sueño (fragmento)
Pedro Calderón de la Barca s. XVII"


Soñar es privilegio inexcusable,
navío que conduce a fantasía,
la tierra de ilusión y algarabía
donde toda quimera es realizable.

Yo sueño pues resulta formidable
unir a otro en alma con la mía,
que sienta el sentir de mi agonía
y siembre el amor que nos es dable.

Amar, aún en sueño, es prodigioso,
nos da valor y alienta paz divina
ligando al corazón con la ternura.

Amar así te llena de gozoso
placer y de ilusión tan diamantina
que brilla más tu sol en la espesura.

Luciana Laura Rubio Vega.

Tibieza.

Estándar
La edad de la ternura; Oswaldo Guayasamín.
Siento la soledad a flor de piel
y mi piel se estremece de latidos,
hace recuento de los tiempos idos
y evoca la ternura de la miel.

De la miel que brotaba cuando él
cariñoso alertaba mis sentidos,
y el corazón callaba mis gemidos,
como cascos sonaba su tropel.

Esa emoción ahí quedó tatuada
cual trazos indelebles de la vida
que entre tanto dolor gracia convida.

Memoria epitelial, ahora es nada,
sólo ansia de tener por otro rato
su cuerpo junto a mí, tibio, calato.

Luciana Laura Rubio Vega.

Vida amante.

Estándar
Fractal espiral.
Hoy amanecí lenta, desahuciada,
con el alma en un hilo resonante,
trémula sensación tan desquiciante
sentir que el piso se hace luego nada.

La voluntad en grumos desgranada,
se deshace en fractales elegantes
figuras de colores, colorantes,
polvo en azur que brilla disgregada.

Vuelo, al suelo atada con cadenas,
sueño, con ojos fijos en la noche,
lloro, el alma suelta su reproche.

Muerte quiere que tema sus condenas,
la luz me besa el alma adormecida,
copulo esta mañana con la vida.

Luciana Laura Rubio Vega.